Social Icons

Featured Posts

Quienes enfrentan sus miedos aprenden que vivir no se mide por los latidos del corazón, sino por los sueños cumplidos.
No existe un camino definido. El camino se construye dando los pasos no por la fuerza muscular, sino con la fuerza de voluntad.
El silencio despierta a un adversario; la incertidumbre de cerrar los ojos para recordar y lamentarse, o cerrarlos para levantarse y continuar soñando.
Aferrarse a la rutina es el segundo error que cometemos. El primero es aferrarse; porque todo en esta vida cambia 
Es irónico vivir conforme, aun sabiendo que no existe peor vendaje que la costumbre